Inteligencia digestiva Ver más grande

Inteligencia digestiva

ICLES001

Nuevo producto

Inteligencia digestiva

Una visión holística de tu segundo cerebro

Más detalles

Este producto ya no está disponible

9,00 € impuestos inc.

Ficha técnica

AutorIrina Matveikova
ISBN978-84-9970-866-9
EditorialLa Esfera de los Libros
ColecciónBolsillo
GéneroAutoayuda
TemaSalud
Páginas468
FormatoTapa blanda

Más

· Reflujo, acidez y otros malestares del estómago

· La hidroterapia de colon

· Estreñimiento, laxantes e hinchazón

· El concepto de cerebro digestivo

· Envejecimiento y sistema digestivo

«Según el entender más común, el intestino es una parte del cuerpo con forma parecida a una serpiente, que además es muy fea, maloliente y produce sonidos socialmente no aceptados. Sin embargo, poseemos un verdadero cerebro dentro de nuestras entrañas y su función neuronal resulta muy parecida a la actividad cerebral de la cabeza, de donde surge todo lo bello (). Nuestro sistema nervioso entérico es nuestro segundo cerebro, y no se trata de una metáfora».

Estas esclarecedoras palabras de la doctora Irina Matveikova nos acercan a un mundo poco conocido: por qué nuestra mente no puede controlar las funciones digestivas; por qué esta resistencia pone de mal humor e irrita a mucha gente, que busca solucionar de inmediato sus problemas de digestión, hinchazón, estreñimiento o los dolores producidos por su colon irritable; por qué suele ser preciso un tratamiento prolongado para recuperar el equilibrio interno; por qué la conducta digestiva influye sobre el pensamiento, el estado de ánimo o la productividad intelectual.

Desde una perspectiva holística y con un profundo sentido didáctico, la autora de Inteligencia digestiva defiende la importancia de cuidar el cuerpo y mantenerlo limpio, porque si en nuestro «templo» no hay salud, todo lo demás es mucho más difícil.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escriba una reseña

Inteligencia digestiva

Inteligencia digestiva

Inteligencia digestiva

Una visión holística de tu segundo cerebro