Nuevo De la fundación del reino de Jerusalén a la Segunda Cruzada, 1148 Ver más grande

De la fundación del reino de Jerusalén a la Segunda Cruzada, 1148

HDH036

Nuevo producto

De la fundación del reino de Jerusalén a la Segunda Cruzada, 1148

Más detalles

16,95 € impuestos inc.

Ficha técnica

AutorRubén Sáez Abad
ISBN978-84-17859-10-7
EditorialHRM ediciones
ColecciónH de Historia
Número en colección36
GéneroHistoria militar
TemaHistoria Medieval
Páginas152
Formato24x17 cm, tapa blanda con solapas

Más

Durante las décadas que siguieron a la Primera Cruzada los diferentes dominios surgidos a raíz de ella (Condado de Edesa, Principado de Antioquía y Reino de Jerusalén), tratarán de sobrevivir rodeados de enemigos. Vital para su supervivencia resultará la conquista de las últimas plazas musulmanas del litoral costero y el nacimiento del Condado de Trípoli, el último de los cuatro Estados latinos de Tierra Santa. Serán años complicados.

Si bien, durante sus primeras décadas de existencia, la extrema división reinante en el mundo musulmán había facilitado la conquista, pronto la situación cambiará. En este proceso de concentración del poder desempeñará un papel clave Zengi, que se hará a un tiempo con el control de Mosul y Alepo. Esto le permitirá aprovechar las discordias surgidas entre los diferentes dominios cruzados para apoderarse de Edesa en 1144.

A pesar de su temprana muerte, su hijo Nur ed-Din proseguirá con la tarea comenzada por su padre. Tras la conquista de Edesa, el Papa predicara una nueva Cruzada en Europa, siendo en esta ocasión dos monarcas los que se ofrecieron a encabezarla: Luis VII de Francia y Conrado III de Alemania. Ambos trataron de atravesar Anatolia de forma independiente con sus respectivos ejércitos, sufriendo severos descalabros a manos de las fuerzas turcas, lo que mermó notablemente su capacidad combativa.

Trasladados vía naval los supervivientes hasta su destino, tampoco a la hora de planificar la campaña estuvieran demasiado acertados. Eligieron como objetivo la ciudad de Damasco, en lugar de atacar directamente los dominios de Nur ed-Din, principal amenaza musulmana de la región. Tras asediar durante cinco días la plaza, ante la imposibilidad de tomarla y temiendo la llegada inminente de un ejército de socorro, las fuerzas cruzadas se replegaron sobre Jerusalén. La retirada acarreaba una enorme pérdida de prestigio para los cristianos a pesar de los cuantiosos recursos empleados. La Segunda Cruzada había terminado en un completo fracaso.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escriba una reseña

De la fundación del reino de Jerusalén a la Segunda Cruzada, 1148

De la fundación del reino de Jerusalén a la Segunda Cruzada, 1148

De la fundación del reino de Jerusalén a la Segunda Cruzada, 1148