Nuevo Midway Ver más grande

Midway

SILPL038

Nuevo producto

Midway

La batalla que condenó a Japón

Más detalles

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

24,00 € impuestos inc.

Ficha técnica

AutorMitsuo Fuchida, Masatake Okumiya
ISBN978-84-949891-4-8
EditorialEdiciones Salamina
GéneroHistoria militar
TemaSegunda Guerra Mundial
Páginas382
Formato24x17 cm, tapa blanda

Más

Este estudio de la batalla de Midway fue publicado por primera vez en EE. UU. en 1955 por el U.S. Naval Institute, producto de la traducción al inglés y revisión de la obra original de los autores publicada en Japón en 1951. En 1992, esa institución lo reeditó y lo incluyó en su colección de Clásicos de la Literatura Naval. Ampliamente reconocido por las revelaciones y puntos de vista de sus autores, el libro va más allá del relato de la batalla que cambió las tornas en la Guerra del Pacífico, ahondando en sus orígenes profundos y ofreciendo un agudo análisis crítico de las causas de la derrota japonesa.

Mitsuo Fuchida, que dirigió el primer ataque aéreo a Pearl Harbor, mandaba el grupo aéreo del portaaviones Akagi y posteriormente elaboró un estudio de la batalla en la Escuela de Guerra Naval japonesa. Masatake Okumiya, uno de los primeros pilotos de bombarderos en picado japoneses, se hallaba a bordo del portaaviones Ryujo, y posteriormente sirvió como oficial de estado mayor en una división de portaaviones. En su obra muestran que la operación fue mal concebida y deficientemente planeada y ejecutada, y exponen sin ambages sus conclusiones sobre cuáles fueron las causas y los principales responsables del descalabro japonés, que irían bastante más allá de la excelente labor de la inteligencia enemiga que permitió a los estadounidenses anticipar con precisión dónde y cuándo sería el siguiente ataque nipón.

No cabe duda de que, a pesar de los años, sigue siendo una valiosa contribución a la literatura sobre la Segunda Guerra Mundial.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escriba una reseña

Midway

Midway

Midway

La batalla que condenó a Japón